Buscar

Santiago, Zoraida

Escrito por: Edna Frese
Edirora: Edna Frese

Clasificar a Zoraida Santiago dentro de un movimiento musical no es muy fácil. Sì, ella es una de las mayores exponentes del movimiento de la nueva canciòn en Puerto Rico y en Latinoamèrica. Tiene un voz que muchas de las mujeres dedicadas a la canción comercial desearìan. Pero Zoraida es mucho más.

Nació en Santurce, Puerto Rico un 25 de mayo del 1952. Desde pequeña estudio piano con varios profesores incluyendo a doña Consuelo Lee de Corretjer. También tomó cursos de armonìa, contrapunto y composiciòn, entre otros. La guitarra la estudio por sì sola.

En la dècada de los 70´s se muda a Nueva York con el propósito de continuar estudios graduados en antropologìa. Y fue también en Nueva York donde comienza su carrera artìstica profesional. En el 1978, cuando Roy Brown se muda a Nueva York comienzan a trabajar juntos en el grupo Aires Bucaneros. Graban dos discos de larga duración: Aires Bucaneros (1979) y Casi Alba (1980). En estos dos discos, se destacan varias de sus propias composiciones: “Prisa Loca”, “De la Tierra” en que nací y “Canción para Vieques”. Con Aires Bucaneros viajan por varias ciudades de los Estados Unidos, Mèxico y Cuba.

Regresa a Puerto Rico en 1982 y graba su primer disco como solista: Tiene que ser luna.

Durante la década de los 80 participa en varios proyectos. Entre estos se destaca su participación en Las Bohemias, junto a Sharon Riley, Claribel Medina, Georgina Borri, Coqui Santiago, Adrienne Lastra y Tati Rodrìguez. Junto a Coqui Santiago y a Haddys Torres organizan el grupo Rompeolas. Participa en una obra de teatro “Mujeres sin hombres”, dirigida por Vicente Castro. Y en las obras teatrales “Matutina” y “Tres Momentos” musicaliza dos piezas de danza. Con estos tres trabajos teatrales viaja a Mèxico y a los Estados Unidos.

Musicalizó y grabó la música para la pelìcula de Sonia Fritz: “Luisa Capetillo: pasiòn de justicia”. Para esta pelìcula compuso, interpretó y grabó música original, instrumental y cantada.

En el 1985 se presentó en el Teatro Sylvia Rexach, junto a la dominicana Sonia Sylvestre en un concierto titulado “Antillanas”.

Su próxima grabación fue en 1994: Canción Sublevada. Esta fue considerada por la crìtica como una de las mejores grabaciones del año. En Canción Sublevada, además de composiciones propias tales como “Silencio”, “Mi poema saldrà”, “Perdemos la prisión” entre otras, también se encuentran varios de los poemas de Julia de Burgos musicalizados por Zoraida, entre ellos el poema Yo Misma Fui Mi Ruta, el cual Zoraida lo interpreta en un original guaguancó y “Dadme mi Número”.

En el 2002, junto a Roy Brown, graba Bohemia. Este disco fue nominado por los premios Tu Música como la mejor grabación de boleros. En Bohemia, se encuentra una recopilación de los más hermosos boleros de todos los tiempos: “Bajo un Palmar” de Pedro Flores, “Amor de mis Amores”, “Olvìdame” de Roberto Cole y “Silencio” de Rafael Hernández, entre otros.

Actualmente es parte del colectivo de cantautores que se han dado a la tarea de organizar a través de la Internet radiotrovapr. Radio Trova se puede escuchar las 24 horas del dìa y también producen programas en vivo. Zoraida tiene un programa titulado “Magia de la Canción”.

Con todo este trabajo dentro de la música, Zoraida además completó su doctorado en Antropologìa y es profesora de Ciencias Sociales en la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras.

Se espera su próxima grabación, “Del Sueño al hecho”, en abríl de 2004.

En palabras de la propia Zoraida un aspecto que ella considera importante en su carrera:

“...el mantener una carrera durante todos estos años haciendo una música propia, fuera de las corrientes simplistas de la música comercial que tanto se promueve en nuestro paìs, y haber contribuìdo a mantener, mediante esta independencia, una tradición de trova de amplio espectro, que puede cubrir todos los temas que atañen a nuestra condición humana. He tratado de mantener la poesìa en la canción, la lírica honesta y comprometida, creativa y provocadora que necesita nuestro país para expresar sus sueños más preciados y sus proyectos más osados. Para eso, he bebido de la fuente de la poesìa femenina puertorriqueña, ejemplificada por nuestra más excelsa poeta, Julia de Burgos. Pero también de la cotidianidad puertorriqueña, latinoamericana y planetaria, de la realidad que creamos todos los dìas, de las luchas de la humanidad por buscar la felicidad”

Anuncio