Buscar

Astol, Felix

Traducido del inglés por: Morris Amato

Felix Astol nació en la provincia de Cataluña, España, en el 1813, pero luego se trasladó a Puerto Rico, a quien consideraba como su tierra adoptiva. Ocupa un lugar muy especial en los corazones de los puertorriqueños al ser el compositor del himno nacional de Puerto Rico: La Borinqueña (instrumental) (letra).

Astol escribió “La Borinqueña” en el 1867. Aunque muchos le atribuyen esa obra a otros compositores, incluyendo a Don Francisco “Paco” Ramírez Ortiz, toda la información más confiable presenta a Astol como el compositor legítimo. Al año de haberse compuesto esta danza, la famosa poetisa puertorriqueña, Doña Lola Rodríguez de Tió, le escribió la letra a la melodía de Astol. Estos eran tiempos turbulentos Puerto Rico ya que el espíritu del nacionalismo y la revolución contra España se estaban esparciendo abiertamente en el ambiente político del país. La letra de Rodríguez de Tió refleja el espíritu de esos tiempos.

Sin embargo, la letra más conocida que se canta hoy en día fue escrita varios años más tarde, en el 1898, por otro conocido escritor puertorriqueño: Don Manuel Fernández Juncos.

Además de “La Borinqueña”, con su historia peculiar, Astol escribió otras danzas muy conocidas, incluyendo “Tu y Yo”. No cabe duda de que Astol era un cantante y compositor de mucho talento.

LA BORINQUEÑA (danza)
Bellísima trigueña
imagen del candor
del jardín de Borinquen
pura y fragante flor.

Por ti se queda extático
todo el mortal que ve
tu aire gentil, simpático
tu breve y lindo pie.

Cuando te asomas a tu balcón
la luz se eclipsa del mismo sol
la luz se eclipsa del mismo sol

Porque tus negros ojos
dos rayos son,
que al que los mira, niña
abrásanle el corazón

Tú galana descuellas
entre las flores mil
que adornan primorosas
el tropical pensil.

En torno a ti
el céfiro se mueve sin cesar,
el colibrí solícito
te viene a acariciar.

Linda trigueña mi dulce bien,
eres la perla de Borinquen
¡Oh!, Oh!, ¡Oh!
Apiádate, tierra de mi dolor,
que por ti me muero
me muero de inmenso amor
de inmenso amor, de inmenso amor.

LA BORiNQUEÑA (marcha)
Letra de Lola Rodríguez de Tió

¡Despierta Borinqueño
que han dado la señal!
¡Despierta de ese sueño,
que es hora de luchar!

A ese llamar patriótico
¿No arde tu corazón?
Ven, nos será simpático
el ruido del canon.
Mira, ya el Cubano libre está,
le dará el machete la libertad.
Ya el tambor guerrero
dice en su son,
que es la manigua el sitio,
el sitio de la reunían.

Bellísima Borinquen
a Cuba hay que seguir.
Tú tienes bravos hijos
que quieren combatir.
Ya por más tiempo impávidos
no podemos estar,
ya no queremos tímidos,
dejarnos subyugar.
Nosotros queremos ser libres ya
y nuestro machete afilado está.
¿Por qué entonces,
nosotros hemos de estar
tan dormidos y sordos,
y sordos a esa señal?

No hay que temer, riqueños
al ruido del cañón;
que salvar a la patria
es deber del corazón.
¡ Ya no queremos déspotas!
¡Caiga el tirano ya!
Las mujeres indómitas
también sabrán luchar.
Nosotros queremos la libertad,
y nuestro machete nos la dará.
Vámonos, borinqueños, vámonos ya,
que nos espera ansiosa,
ansiosa la libertad,
la libertad, la libertad, la libertad
la libertad.

Anuncio